Nacho Vigalondo y sus cortometrajes

El nombre de Nacho Vigalondo está sonando mucho últimamente por su película “Open Windows”, protagonizada por Elijah Wood y Shasha Grey. No es un director que nos llame mucho la atención pero consideramos que tiene trabajos interesantes y siguiendo con la tradición de subir cada semana un corto, hoy os traemos dos:

7:35 DE LA MAÑANA

Nominado al Óscar, con esta particular historia le conocimos (por esto y por ser guionista de Gran Hermano en su segunda edición).

En el cortometraje una mujer entra como cada día, a las 7:35 de la mañana, en una cafetería para tomar su desayuno, pero enseguida se da cuenta de que pasa algo. La gente se comporta diferente y de repente, un hombre empieza a cantar una canción, con la colaboración de la gente que se encuentra en el bar -y no es un flashmob-.

Nos gusta porque la canción es pegadiza, el vídeo divertídisimo e inquietante al mismo tiempo y porque vemos las dotes interpretativas y musicales del director.

 

CARLOTA

Es su último corto y forma parte del proyecto We Love Talent impulsado por la marca de cerveza española Brabante. ‘Carlota’ es una historia de incomunicación sentimental y en definitiva, del amor.

 

David Lynch: ‘The Grandmother’

El corto de hoy pertenece a la obra de David Lynch, ese director inclasificable, con un estilo propio y perturbador.
Nosotras hemos elegido este cortometraje porque significó el inicio de la carrera cinematográfica del autor, aunque sería más bien un mediometraje ya que dura 32 minutos.

The Grandmother cuenta la historia de un niño angustiado, que vive a la sombra de unos padres abusivos y violentos. Decide traer de vuelta a su abuela, o a la imagen de lo que sería su abuela, a través de una semilla que encuentra en el bosque.

Tratándose de Lynch, nada es lo que parece. Para empezar se muestra la relación entre sueño y realidad, además vemos símbolos o temas típicos del director: por ejemplo la extraña inocencia y curiosidad del niño en contraposición con las figuras paterna, representadas como animales (que recuerdan a ‘Twin Peaks’ o ‘Terciopelo Azul’).

Es interesante porque trata tema comprometidos como los abusos de la infancia, el incesto, el complejo de Edipo, el marido amenazado por el nacimiento de su hijo y su enfrentamiento, todo ello desde un punto de vista extraño, muy aterrador y típico de David Lynch.

Un corto especial: Father and daughter

Estamos en la peor época para los estudiantes y la mejor para el resto de personas (playa, sol…), por eso llevamos unos días ausentes y venimos a asomar la cabecita con un cortometraje.
Hoy os traemos Father and Daughter, es un corto especial ya que más bien parece una pintura de carboncillo en movimiento.
Sin apenas diálogos, el autor holandés -Michaël Dudok De Wit- nos cuenta la historia de un hombre que se despide de su hija y parte hacia otro lugar. Con el tiempo ella va creciendo, forma una familia y llega a la vejez, pero en su interior siempre hay un profundo anhelo por su padre.
Este tributo a la figura paterna ganó un Oscar en 2001 y no nos extraña, su autor consigue emocionar con una sencillez y dulzura exquisitas.

Para todos aquellos padres que se fueron o están lejos de sus hijos:

Paperman: un príncipe en la oficina

Parece que Disney deja atrás a los príncipes azules de reinos muy lejanos para presentarnos a un príncipe oficinista de Nueva York que está más a nuestro alcance.

“El corto sigue la historia de un solitario joven en el Nueva York de mediados de siglo, cuyo destino da un vuelco después de encontrarse por casualidad con una bella mujer en su trayecto diario. Convencido de que la chica de sus sueños se ha ido para siempre, consigue una segunda oportunidad cuando la ve desde su oficina en la ventana de un rascacielos al otro lado de la avenida”, así nos presentaba Disney su cortometraje, dirigido por John Kahrs y ganador en los Oscars 2013.

Como anécdota, en la gala de estos premios la productora del corto, en un instante de exaltación y emoción por la victoria, se le ocurrió la brillante idea de lanzar aviones de papel. Sólo le dio tiempo a lanzar cuatro porque enseguida fue expulsada de la sala dando patadas y manotazos a los de seguridad. A los diez minutos la “peligrosa lanzadora de aviones de papel” volvió a su sitio.

 

Y como siempre, la lección o moraleja que sacamos de estas pequeñas historias. En este caso es: quien la sigue, la consigue.

 

El vendedor de humo: una crítica social

¡Ya está aquí el sábado! Como ya va siendo tradición, os traemos un corto. Esta vez se trata de El vendedor de humo, dirigido por Jaime Maestro y ganador del Goya al mejor corto de animación en 2013.

La historia trata de un joven mago que viaja de pueblo en pueblo satisfaciendo los deseos de sus habitantes, transformando cualquier cosa en algo mejor y más valioso. Pero, al fin y al cabo lo que compran es humo…

Nos gusta especialmente por dos motivos: el primero es que fue desarrollado por los estudiantes de un máster en animación y diseño 3D de la escuela PrimerFrame de Valencia. Lo que supone un halo de esperanza a todo aquel que quiera entrar en el mundo del cine de animación.

El segundo motivo es porque supone una crítica a la situación actual que vivimos con los políticos.

 

Moraleja: está clara ¿no?, no te fíes nunca-y menos hoy en día- de quien te vende humo…

La luna y tres generaciones

Pixar no sólo es conocido por sus películas, si no también por sus cortos. Tienen la habilidad de crear historias tiernas, que nos llegan y hacen evadirnos y llevarnos a su mundo animado.
El cortometraje de hoy se llama The Moon y es uno de nuestros favoritos por su dulzura y enseñanza. Está dirigido, escrito y animado por Enrico Casarosa y fue uno de los 5 cortos nominados a un Óscar en su 84º edición.

Es la historia de tres generaciones. El hijo y nieto que ya es suficiente mayor para aprender el oficio de la familia: barrer las estrellas que caen a la luna, la cual va cambiando de volumen.
Lo que el corto nos enseña es a un niño inocente, que observa, escucha, admira, descubre, ríe, crea y trabaja en equipo para aprender y, sobretodo, tomar sus propias decisiones.

La moraleja es un clásico de Pixar: sigue tu propio camino y no el que los demás te intentan imponer.